20 discotecas inician con un plan piloto como restobares en Guayaquil

El bar discoteca West End estuvo cerrado al público durante seis meses y dos semanas. Y es el primer centro de diversión nocturna que reabrió en Guayaquil como restobar. Se trata de una modalidad implementada a través de un plan piloto por el Municipio porteño para propiciar la reactivación económica progresiva.

Con más de 20 años de historia en Urdesa, en el norte, reabrió el jueves 24 de septiembre con aforo de 75% y con solo siete de los 15 empleados que tenía hasta marzo. En el primer fin de semana alcanzó una facturación del 25% respecto a los meses previos de la pandemia, informó Erick Tello, su propietario.

El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal autorizó un plan piloto para restobares en 20 locales que funcionaban sobre todo como discotecas y discobar. Los restobares deberán priorizar las áreas abiertas, aplicar medidas de bioseguridad y de distanciamiento. Están autorizados para ofrecer comida y expender bebidas alcohólicas con o sin alimentación a los clientes. Los bares y discotecas como tal deben permanecer cerrados, según las disposiciones del COE emitidas una vez finalizado el estado de excepción, el 13 de septiembre.

El aspecto exterior de las discotecas suele ser austero, un muro, un rótulo iluminado y una puerta. West End incorporó mesas y sillas, en sus exteriores, acompañadas de jardineras y parasoles instaladas por Cervecería Nacional, como parte de la implemetación a los locales del piloto. Son 20 negocios iniciales, pero están previstos 60 para adecuaciones físicas e instalar cocinas para convertirse en restobar.

Podrán abrir hasta las 00:00. West End atiende desde las 16:00, de martes a domingo. Recibe hasta 55 personas en el interior y 30 en exterior. Ofrece una inédita oferta gastronómica para el local: pizzas, costillas, lomos. “Estamos conscientes de que como restobar, con un horario diferente, reducido, va a ser muy difícil alcanzar la misma facturación de la discoteca o karaoke. Es entrar a competir con restaurantes consolidados, pero hay buenas expectativas”, dijo Tello.

Patricio Pareja, presidente de la Asociación de Centros Nocturnos de Guayas e impulsor del programa, informó que la mayor parte de los 20 locales esperan la instalación de jardineras, mesas, sillas y parasoles en exteriores y mallas de separación de mesas. La Asociación solicita extender una hora la atención. El Municipio ya les permitió a los bares reconvertirse en restaurantes, un plan al que se acogieron 42 negocios. “Como restobar conseguimos vender un poco más de licor: sangrías, micheladas, cerveza, cócteles, sin excesos”, dijo Pareja, dueño de la discoteca Ibiza.